Historia de las salazones Barbate 2ª mitad Siglo XX

FIN DEL ANTIGUO RÉGIMEN 

Historia de las salazones Barbate 2ª mitad Siglo XX. Tras la promulgación del Real Decreto, con fecha 20 de febrero de 1817, donde se abolían las sociedades estamentales que habían regido hasta ese momento, desaparece la exclusividad de las almadrabas, concediendo su explotación a los llamados matriculados, a los que se entregaban estas mediante subasta pública.

Queriendo continuar con el negocio familiar el XVII duque de Medina Sidonia, Pedro de Alcántara Álvarez  de Toledo, se matricula como pescador, obteniendo concesión de sitio para poner almadrabas, pescándose regularmente hasta los años 70 del siglo XIX en las playas del Terrón, Zahara y el Coto de Doñana, momento en los que se abandonan las pesquerías como consecuencia del desorden que se produjo en la pesca debido a sabotajes, etc. que nada rentables hacían a las almadrabas.

Desde la década de los 80 del siglo XIX comienza un nuevo y crucial camino en el negocio almadrabero en la provincia de Cádiz que llega a su madurez en los años 20 del siglo XX, alcanzándose cifras de exportación históricas. Cuatro grandes empresas: Viuda de Zamorano, Serafín Romeu, José Ramón Curbera y Compañía Almadrabera Española aprehenden casi la totalidad de los atunes del sur de España, alcanzando, entre los años 1919 y 1928, capturas que oscilaron entre los 50.000 y 80.000 atunes por año, llegando estas empresas a crear auténticas colonias industriales dotadas de servicios como escuelas, hospital, economato, alojamientos, etc.

Historia de las salazones Barbate 2ª mitad Siglo XX

El 20 de marzo de 1928 la dictadura de Primo de Rivera constituyó el ‘Consorcio Nacional Almadrabero’ en un intento serio de racionalizar el sector, tanto en las pesquerías como en las conservas. La orden, en principio, creó recelos entre las empresas pero al final adoptaron una actitud realista y constituyeron el ‘Sindicato Nacional Almadrabero’ formado por Ramón de Carranza como presidente y Serafín Romeu, Arsenio Martínez de Campos, Tomás Pérez Romeu, Bartolomé Galiana Vaello y José Vázquez Correa como vocales. Quedó fuera del consorcio José Ramón Curbera por razones económicas y enemistades con la dictadura.

Historia de las salazones Barbate 2ª mitad Siglo XX

La constitución del reglamento fue muy irregular, como reconoció la Junta  Central de Pesca al año siguiente: «Fue aprobado por Real Decreto de 14 de diciembre de 1928 y, pensando bien, sólo pudo serlo con ausencia de todo informe de las Juntas Locales y Provinciales de pesca, de las Comandancias de Marina y de la Dirección General que tuvo a su cargo los servicios de pesca marítima». Claro está que estos logros fueron gracias a las amistades de algunos de los almadraberos con la Corona. Para silenciar el escándalo Serafín Romeu y otros, significativos almadraberos de tendencia monárquica, compraron los diarios ‘El Sol’ y ‘La Voz’ de Madrid para contrarrestar, ante la opinión pública, la campaña republicana contra semejante desafuero.

Historia de las salazones Barbate 2ª mitad Siglo XX

En el año 1929 se compra parte de la península de Sancti-Petri por 225.000 pesetas, donde el Consorcio pretendía montar sus factorías, y no es hasta el 23 de abril de 1942, siendo alcalde Rafael Rupoldo Rivera, cuando pasa a ser pedanía de Chiclana. Durante años, en concreto hasta 1946, las únicas construcciones eran chabolas dispersas, la almadraba, un botiquín y la caseta de Obras Públicas. Desde la fecha antes mencionada se comienza a construir el poblado con casas o pisos de tres dormitorios para los empleados fijos en la empresa y de uno solo, con cocina, para los temporeros. Todo esto gracias a la magnífica labor de Joaquín Pérez Lila, administrador de la empresa, el cual urbaniza toda la zona dotándola de dos colegios, una iglesia, un bar, un cine y una lonja de pescado.

Algo a destacar era que el Consorcio pagaba a un hijo de cada familia que trabajaba fija los estudios con los que podía aprender un oficio.

Historia de las salazones Barbate 2ª mitad Siglo XX

La disolución del ‘Consorcio Nacional Almadrabero’ se ratifica en el Consejo de Ministros del 21 de marzo de 1972, tras informe del Delegado del Gobierno, Ignacio Cuvillo y Merello, en el que hacía mención a las deudas contraídas con los bancos Español de Crédito y Vitoria que ascendía a 212 millones de pesetas.

La liquidación de los bienes del Consorcio por parte de la Delegación del Gobierno y del principal acreedor, el banco Español de Crédito, se puede, como mínimo, tachar de irregular, ya que no se convocó subasta pública para su venta, existiendo un oscurantismo para aquellos que intentaron comprar las instalaciones. Entre ellos estaba José Vázquez Sáez, el cual, en representación de un grupo de inversores, hizo una oferta razonable el 16 de octubre de 1972 y que a la larga terminó en pleitos. Historia de las salazones Barbate 2ª mitad Siglo XX. En su primera puja, que por cierto fue de algo más de 40 millones pesetas sin la maquinaria, razonaba su oferta, entre otras cosas por lo siguiente: “Deseo que tengan en cuenta mi calidad de chiclanero empelado en el engrandecimiento de mi pueblo, deseando servirle para que pueda desarrollar lo más rápido posible en la creación de puestos de trabajo para cubrir el vacío que con la desaparición de esa factoría tenemos. Queremos que la vida que le han dado durante medio siglo a esta zona no se desvíe hacia otro lugar”.

Historia de las salazones Barbate 2ª mitad Siglo XX

Pese a las buenas intenciones  de José Vázquez y llegar a la puja final con la mayor oferta, que ascendía a 165 millones de pesetas, contra los 160 de su oponente, es rechazado en el último momento por el banco ante una supuesta insolvencia que a todas luces era injustificada, ya que Vázquez estaba respaldado por una empresa londinense de solvencia. Historia de las salazones Barbate 2ª mitad Siglo XX. El adjudicatario de los bienes fue Fomento Centauro S.A. entre cuyos socios estaban Rafael Pérez Escolar, vinculado a Banesto y, posteriormente, incurso en el escándalo del banquero Mario Conde y Juan Arespacochaga y Felipe, senador, Director General de Turismo y ex alcalde de Madrid, entre otros ilustres adeptos al régimen. Así que el lector saque sus conclusiones y recuerde el dicho popular que por entonces circulaba de boca en boca entre los mal denominados ‘rojos’: ‘En la España de Franco el que no roba es manco’.  

No fue hasta el 18 de enero de 1973 cuando se hace efectiva dicha disolución del Consorcio Almadrabero que dejaba en el paro a 219 trabajadores. El desalojo de dichos operarios y sus familias del poblado se puede decir que fue dramático y aunque se intentó reubicarlos en la barriada de Fuente Amarga hubo quienes no querían dejar sus viviendas por el desarraigo que les producía. Ante esta situación la nueva propietaria, Sancti-Petri S.A., respondió con la fuerza al cortarles el agua y el suministro eléctrico, lo que hizo que desistieran de la idea por agotamiento, sin llegar a ser su resistencia numantina.

Historia de las salazones Barbate 2ª mitad Siglo XX

Haciendo una reflexión sobre estos hechos, que ya pertenecen a la historia de los salazones, habría que preguntarse si no podría haberse salvado la empresa si por la cabeza de sus directivos hubiese pasado la idea de una reconversión de la fábrica, que contaba con maquinaria moderna traída de Japón, y hubiese manufacturado verduras en conserva (tomates, pimientos, etc.) en invierno, fuera de la época de pesca, a no ser que en unos tiempos de urbanismo salvaje y de destrucción del paisaje, en favor del turismo, primara más el utilizar esos terrenos como urbanizables.  

Tras estos acontecimientos comienza una nueva época, la actual, en la industria almadrabera y conservera en el sur de España. Historia de las salazones Barbate 2ª mitad Siglo XX